Julio Sotelo: “La fiesta desenfrenada de las Letras del Banco Central”

Dos meses de intereses de LEBAC son un Presupuesto Anual del Chaco, y tres meses pagan dos años de sueldos activos y pasivos.

 

¿Qué son las LEBAC?

 

Son un instrumento financiero que utiliza el Banco Central de la República Argentina (BCRA) para absorber pesos que son retirados de la plaza a cambio de que los inversores adquieran estas letras. Con ellas se pretende limitar la cantidad de dinero circulando en la economía, y así controlar la suba de precios. De esta manera, la emisión de LEBAC y sus tasas de interés son la herramienta que el BCRA implementa para intentar cumplir sus metas de inflación.

 

A cambio, ofrece una tasa que hoy se coloca en torno al 28,5% anual a 35 días, más que apetecible para un inversor que no encuentra en dólares ni en plazo fijo semejantes rendimientos.

 

Al inicio de la gestión-administración presidencial de Mauricio MACRI, 10 de diciembre del 2015, el monto de LEBAC, era apenas de 296 mil millones de pesos, hoy a 24 meses, SUPERAMOS HOLGADAMENTE EL BILLÓN DE LEBAC ($ 1.100 Millones).

 

El 14 de noviembre del 2017 informó el diario La Nación que el stock de LEBAC era de $ 1,15 billones de pesos, lo que supera la base monetaria (pesos circulando en la economía, depósitos en entidades financieras y en cuenta corriente del BCRA) que ronda los $ 918.735 millones de pesos, (48.354 millones de dólares). A su vez, su monto equivalente en dólares (superior a USD 60.526 millones) supera al total de reservas del BCRA (USD 54.000 millones, de los cuales una gran parte es dinero que se tomó a préstamo).

 

Según el Banco Central se incrementó en dos años la emisión de LEBAC un 377%.

 

Promediando valores hallamos que por mes los intereses que se están pagando por LEBAC son de 1.479 millones de dólares (27.926 millones de pesos).

 

¿QUE SIGNIFICA PARA EL CHACO?

 

Siendo el Presupuesto Anual 2018 del Chaco de $ 61.700 millones de pesos (USD 3249 Millones de dólares), con poco más de dos meses de interés para el pago de las Letras del Banco Central equivalen un presupuesto anual de la Provincia del Chaco.

 

La Provincia destina a pagos mensuales de sueldos para activos y pasivos con aportes respectivos, $ 3.572 millones de Pesos (188 millones de dólares). Con un mes de intereses de LEBAC el Chaco podría afrontar el pago de ocho meses de sueldos, y con 3 meses pagaríamos casi 2 años completos para los empleados públicos activos (docentes, policías, salud pública, judiciales, administrativos) y jubilados chaqueños.

 

¿Cuál es el Negocio y para quienes?

 

El carry trade o “bicicleta financiera”, operación realizada por especuladores financieros, casi todos extranjeros, que venden divisas (dólares), compran pesos y luego los invierten en LEBAC para aprovechar las altas tasas de ganancias que ofrecen estos títulos en el corto plazo, mientras se mantiene el tipo de cambio. Por ejemplo, en septiembre, 2017, según los datos del BCRA, ingresaron US$ 2.049 millones al país, y un 96,5% de esos fondos se destinaron a inversiones financieras.

 

La tasa de rendimiento en inversiones en LEBAC, hoy es del 28,75%, si bien oscila entre el 28,69% y el 29,60 %, aun cuando el gobierno, alarmado por las consecuencias de estas operaciones, especula estos días en quitar un par de puntos.

 

Sin dudas caminamos hacia el abismo, y como vemos se cambiaron cosas en el país, fundamentalmente las prioridades. Se observa a las claras cómo se benefician los especuladores que más riquezas tienen, una pequeña minoría, con una rentabilidad extraordinaria, a expensas de ajustar a las mayorías, que son los que menos tienen (sectores de la producción, trabajadores, jubilados, etc.).

 

Las altas tasas de LEBAC contribuyeron a generar una caída en la actividad, ya que el consumo y la inversión se desaceleraron porque muchos de los recursos fueron volcados hacia estos elementos financieros, y el crédito por altísimas tasas se vuelve inaccesible. Cuanto más se incrementen las LEBAC, menos capacidad de crédito hay de los bancos hacia el sector privado. Entonces como los bancos le prestan al Central y no al sector privado, ya hay una restricción al crédito, y sin crédito no hay economía que crezca, por ello, uno de los temas más preocupantes es el nivel de deuda que estamos adquiriendo a costa de ajustes exigidos por la banca mundial con la receta histórica del FMI.

 

En esta nota tomamos solo un parámetro: las LEBAC. Podrían haber sido otros, por ejemplo el endeudamiento externo o la emisión de monedas, los cuales analizaremos en otra oportunidad.

 

Salir modelo perverso hacia uno del desarrollo

 

Aprendamos de los yerros pasados. Los más recientes con similares recetas: la dictadura de 1976, detonando una crisis a finales de las 80´ (hiperinflación) y la década del 90´, llevando a las consecuencias del 2001.

 

Es una verdad irrefutable que para un País, el endeudamiento es herramienta legítima para generar desarrollo de industrias y puestos de trabajo. Pero cuando se abusa del mismo y se transforma en bicicleta financiera con instrumentos como los que aquí referimos, solo sirve para que ciertos sectores se beneficien con las comisiones por sus negocios, mientras la industria nacional y sus habitantes, se transforman en pordioseros mendigando una refinanciación la que, en manos de la especulación, lleva a situaciones como las que lamentablemente ya vivimos.

 

La recuperación de la autonomía económica y financiera representa para cualquier País del mundo una singular y simbólica demostración de poder e independencia en la toma de decisiones; decisiones que deben bregar por generar, matriz productiva para el desarrollo de nuestro ciudadanos.

 

Desde el Norte Argentino debemos reclamar activamente por la finalización de este perverso modelo y exigir por la promoción y generación de industrias y PyMEs con las condiciones necesarias para la competitividad de nuestros productos (rutas, puertos, rieles, trenes, gas, agua, electricidad) en vez de permitir y exhortar a la especulación mediante la compra de letras, u otros mecanismos financieros.

 

Un País sin autonomía en las decisiones económicas, o sin libre albedrío para elegir sus destinos de desarrollo, no podrá generar ascenso social, trabajo digno ni un pueblo floreciente.

 

Estamos seguros que hay que cambiar el rumbo, Argentina debe retomar la senda de la solidaridad y el bien común para todos los ciudadanos.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*